UN POLVO DE HADAS.

  
Una vez besé unos labios que me hicieron volar con los pies y desde entonces no había sentido nada igual hasta hace un mes, estaba haciendo una plaza en otra ciudad donde el calor y el frío son buenos amigos.
Tenía una semana de trabajo a tope, recibo una llamada, le explico tarifas y servicios que hago y donde recibo.
Su voz era agradable, simpático, me dice que en una hora viene a verme.
Empiezo a prepararme para estar guapa para mi cliente y justo a tiempo me llama para decirme que está abajo.
Le digo piso y al abrir la puerta me encuentro un chico subiendo las escaleras y le recibo con un beso en los labios.
-Hola, soy Luna!

-Hola, soy José.
Dos besos de presentación le cojo de la mano y le llevo hasta mi habitación como si fuéramos novios.
Al llegar a mi habitación me paga una hora 150€, le invito a una copa y me pregunta si se puede hacer un peta, le digo que sí y entablamos conversación. Un poco de risas, me ofrece una calada y no digo que no a un porro de María.
Mientras estoy fumando me cuenta cosas de él, me resulta agradable, me siento a gusto, el porro me hace un efecto salvaje, divertido y empiezo a juguetear con este chico de 26 años (no soy de fumar porros, no va conmigo), empezamos a besarnos y mordernos el labio, mi deseo aumentaba, boca experta a la que no me cansaba de besar, lamer, morder… Cerré mis ojos y me dejé llevar en ese sofá donde estábamos sentados, con mis ojos cerrados y el tonteo del porro, me vino a la mente la imagen de mi ex el taxista, los besos se hacían más intensos, mi sexo se mojaba más, mucho más… 
-rubia, no vamos a follar, vamos hacer el amor.

-te tengo muchas ganas.
No podía dejar de besarle, estaba loca de deseo, le tocaba pensando en mi ex, me tocaba como él lo hacia, estuvimos así un buen rato en el que yo nunca me pongo el reloj lo hago todo a ojo como cuando hago una receta de cocina, pues esto igual, a ojo y con mucho amor.
Jose no es su nombre real, chico normal, pero con su punto majo, cuerpo un poco gordito y cara simpática.
Baja a mi coño a comérmelo y tengo que pensar en otras cosas para no correrme tan pronto, quería disfrutar de ese encuentro, hacía tiempo que nadie me despertaba esas ganas salvajes de follar y no querer parar.
Seguía pensando que estaba con mi ex, -Andrés, te follaria hasta que te duela la polla. (Pensé en ese momento en ese taxista que vive en mi recuerdo)
Esa comida de coño cada vez que la recuerdo se me mojan las bragas, le digo que me deje un rato a mi, le como la boca a besos con lengua para saborear mis flujos, que besos más ricos.
-Que rico me sabe tu coño Luna.

-Bésame y no pares, quiero saborear esos besos.
Le digo de irnos a la ducha juntos, mientras nos metíamos mano esperando a que el agua caliente saliera y ponerla a temperatura, besaba mi cuello, mis tetas, me rozaba su enorme y duro miembro en mi culo y me excitaba mucho.
-Que cachonda te noto reina..
Empezamos a enjabonarnos mutuamente y seguíamos besándonos, nos quitamos el jabón y bajo a comerle la polla como si fuera la última polla que iba a ver en toda mi vida.
Escucho sus gemidos, me la meto hasta la garganta y me folla la boca como si fuera una peli X, como no quiero que se corra, salimos de la ducha y nos secamos un poco y empezamos a jugar en la cama, besos, caricias, más sexo oral…
Le pongo un condón y me subo encima, me clavo su polla poco a poco y la siento muy dura, noto mi coño muy estrecho del tamaño que tiene larga y gordita.
Empiezo a moverme muy despacio para que se adapte mi coño a esa polla tan grande, siento que voy a correrme y no quiero aún, me gusta tanto follarmelo que me daba igual si se pasaba un poco el tiempo.
-Esta es una de las mejores pollas que me he follado en mi vida, me gusta tu polla mucho, no pares por favor de follarme, que rico es follar contigo, sigue, sigue… Que bueno!
-Así Luna, clavártela.. Quiero que te corras nena!
No pude aguantar más, tenía el coño ya tan mojado de lo excitada que estaba que ya no podía aguantar más y me corrí llegando a un orgasmo que no había sentido jamás, intenso.
Le besé dandole las gracias por el orgasmo, me quito de encima de él con mucho cuidado y empiezo a chupar su polla y hacer la felación profunda, ensalivada, la mejor que sé hacer para que disfrute el contrario.
-Quiero que te corras en mis labios y me los pintes de blanco, nos vamos a dar un besito con tu leche…
Al decirle eso, se corrió con un gemido muy fuerte, me encantó verle disfrutar, le limpie y me limpie de su corrida y nos tumbamos abrazados en la cama, mientras me contaba cosas suyas.
En cantada de conocerte…

2 pensamientos en “UN POLVO DE HADAS.

  1. Capitan Jack dice:

    Cuanto de real y cuanto de literatura hay en este relato? De verdad puedes disfrutar asi con un cliente nuevo? Me he puesto como el mastil del barco de piratas del caribe

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.