TU POLLA ME DABA JUEGO…


Hemos jugado a querernos, a desearnos, a hacernos falta, a fingir que nos odiabamos, a fingir que no nos necesitabamos y hemos hecho aparte de todo eso los subnormales. Bueno, hacer el subnormal eras tú más profesional que yo, a mí me bastaba con ser intermitentemente invisible para tí, a veces prescindible para sacarle brillo a tu rabo.

Cada vez que te olvido apareces… esta vez es diferente, te olvidé y mi coño no te echa ya de menos.

A veces recuerdo como me frotaba encima de tu polla, aún con las ropas puestas y me gustaba sentir como ese frotamiento endurecia la parte de la cremallera de tus pantalones, podía notar bajo mi vestido, en mis bragas el calor de tu sexo en el mío, me gustaba sentirte empalmado, salvaje, me apretabas tu sexo contra el mío agarrándome de mi culo y me decías: -madre mía que te cojo y te meto aquí un pollazo! Me mordías el labio mientras seguía encima de tí y me reía, me hacías reír.

Eras un imbecil que sabías como mojar mis bragas. Una vez frotándome contigo en el asiento trasero de tu coche, te llené de flujo la parte de la cremallera de tus pantalones, me dijiste que “no los ibas a lavar solo para oler mi flujo cada vez que te hicieras una paja”, me contaste todas tus pajas y mi coño se mojaba, me masturbe muchas veces imaginandote follandome porque me dejabas con muchas ganas cada vez que te veía y te despedías en el portal de mi casa.

Un día besandonos, me metiste el dedo dentro de mis bragas y las tenía muy mojadas, diría que empapadas, me bajaste el pantalón un poco y en aquel parque de al lado de nuestra casa, me la metiste a plena luz del día, qué locos, no? Me senté encima tuyo y me frotaba mientras nos besábamos y follando muy despacio encima de tí, me corrí, en nada, estaba tan cachonda… me besabas sin parar, me pedías que “no parase de follarte, que te encantaba sentir mi coño tan mojado, tan caliente, que nunca te habías follado un coño tan caliente como el mío y tan estrecho…”, me gustaba oirte decirme esas guarradas al oído, excitado, sentir tu polla tan dura dentro de mí, tan dura como una piedra, podía sentir como esa dureza abría un poco más las paredes de mi vagina, podía sentir el grosor de tu polla como se ajustaba perfectamente dentro de mi coño, podía sentir mi flujo, mojandote todo…

En ese momento existiamos tú y yo, nuestros sexos dandose placer, el morbo de follarte cerca de nuestra casa, de que nos pudieran pillar nuestros vecinos, el morbo de follarte ahí me daba tanto placer que podía notar que iba a correrme otra vez, no queríamos parar, queríamos seguir ahí follando sin parar como si fuera nuestro último polvo, me iba moviendo cada vez más deprisa mientras nos besábamos, más, más, más…
-quieres hoy que me corra dentro de tu coño Virginia?
-sí, correte dentro cabrón!

Mientras seguiamos follando más fuerte, más… te pedía al oído y en voz muy excitada tu leche: -lléname el coño con tu leche ya! Y nos jundimos a la vez en un orgasmo que fue difícil no gritarlo, nos mordimos la boca para no gritar.

Nos quedamos así un rato, riéndonos por la situación y diciéndonos a nosotros mismos que estabamos locos.

Qué tiempos, no? Hoy en este posteo, me has venido a la memoria y al recordarlo me he puesto muy cachonda.

Memorias de una ex 2009

Tu polla me daba mucho juego… 😘

6 pensamientos en “TU POLLA ME DABA JUEGO…

  1. Salido dice:

    mi ex se mojaba igual, alguna vez me mando una foto de sus bragas empapadas estando ella en su su curro despues de tener una conversacion caliente y guarra por whatsappp, me gustan las mujeres calientes y saludias

    Le gusta a 1 persona

  2. Salido dice:

    le encantaba que le dijera guarradas parecidas a las que describes, le decia que la iba a inundar de leche y se empapaba entera…mmm.. creo que le mandare un whats a ver que hace el finde juasjuas

    Le gusta a 1 persona

  3. Salido dice:

    hombre, para convivir hacen falta mas cosas demas de follar…

    Le gusta a 1 persona

    • Yo conviví con el de la editorial uffff… que puto aburrimiento con él! Te entiendo y se quejaba de estar todo limpio y ordenado jajajaja… di que sí, yo de ese ya aprendí a no vivir con otro como él ufff… que amargura!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.