EXPERIENCIA EN MADRID, cuarta parte. (Desenlace final)

Foto: Luna V.

Estoy frente al sumiso, esperando la próxima orden de Sandra, él está con las manos a la espalda, de rodillas en el frío suelo y con la cabeza hacía abajo, con los ojos clavados en el suelo, desnudo, sudoroso.

El sumiso doméstico sigue a lo suyo limpiando con un plumero como si nada hubiera pasado, esto es muy raro, pienso. 

Sandra coge un rollo de film transparente y se acerca al sumiso, le pone unos grilletes que tiene a mano, engancha unas cadenas oxidadas y empieza a elevarlo con una especie de grua o algo así hasta que el sumiso queda suspenso en el aire, recto.

Oigo sus quejas y ella le va diciendo cosas, insultos y lo azota con una fusta pequeña que tiene bolitas pequeñas de acero en la punta, me acerco y observo mientras toco con mis manos, asombrada, el cuerpo de aquel sumiso, le duelen las marcas…

Mi mente empieza a viajar a algo que recuerdo en ese instante en Granada, puedo oler ese día como si estuviera viviéndolo, el té, la porción de tarta, su perfume… se clavan en mi cabeza aquellas palabras que el taxista de Granada me decía; “¿si te vas se acaba entonces esto, no?” Siento un escalofrío que recorre todo mi cuerpo y me pregunto, ¿por qué te dejé? En mi pecho siento en ese momento una angustia que me arde, siento que me falta el aire y me estoy ahogando, siento un arrepentimiento de haber elegido este camino y no ser feliz contigo… un ruido, la fusta al caer al suelo me saca de mi trance.

Podía sentir el momento y parecía tan real ese recuerdo que se me había mojado las bragas al recordarte. Si esto no es amor, qué puede ser? 

-Virginia, ven ayudame a momificar a este perro con el film transparente. Me dice Sandra con voz autoritaria.

Me dispongo a ayudarla, cuando acabamos tenemos un enorme capullo de plástico, parecía un capullo de seda.
-Cuanto puede aguantar sin respirar Sandra?

-Poco tiempo, es una técnica de sado muy peligrosa, extrema.

Veo como el sumiso empieza a tener sus primeras compulsiones de asfixia, me quedo observando que lo habiamos enrrollado todo con film transparente pero dejamos sus genitales fuera, está empalmado. Sandra, no espera mucho más tiempo y le hace un agujero con un boligrafo en la parte de la boca, lo clava y lo saca y le dice que respire, acto seguido el plástico se ve un vao y empieza a respirar el sumiso de forma acelerada, asi con dificultades por estar de esa forma y atado, sin tocar veo como el sumiso eyacula y el semen cae al suelo, sale bastante.

Tiempo finalizado.

Fin.

Un besito cariñoso a todos mis seguidores… 😘😘😘😘

2 pensamientos en “EXPERIENCIA EN MADRID, cuarta parte. (Desenlace final)

  1. tu_cornudo dice:

    ¡Qué afortunado por poder ser tu sumiso! Eres una mujer superior que se merece ser adorada 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s