En la consulta del dentista. (Relato real)

C3C09AD5-4553-4BF0-9179-5A1C83D6E637.gif

 

Me gustan los hombres inteligentes, que no tengan prejuicios a la hora de decirme al oído, que la tienen dura y que quieren clavármela hasta matarme a pollazos…

Nos presentaron en una cena, un hombre de sesenta años bien conservando, su vestimenta era similar a la de un pistolero de esas películas antiguas, con su gorro y todo. Un hombre de pelo largo, blanco y se traía un aire al científico de la película “Regreso al futuro”, de hecho entre risas se lo dije y le hizo gracia.

Me atrajo su inteligencia y peculiaridad, un hombre que ha salido en periódicos y en algún programa de televisión, la última vez salió en un programa de televisión en Andalucía porque invitó una máquina que funcionaba sin electricidad. Me contó que es científico y dentista.

Me preguntó a qué me dedico, no me andé con rodeos, le dije que soy escort, me preguntó por qué me dedico a esto y le contesté breve y directa, le caí mejor.

Le pedí un presupuesto para unas muelas fijas, cuando era pequeña me dolieron tanto que las mandé sacar y cada vez que me reía se veía el hueco y no me gustaba, me daba un poco de vergüenza.

Me dijo que me las regalaba si aceptaba ser su novia, yo… la novia de el doble del científico de el de la película de regreso al futuro? Ummmm… vale! Y así empezó el romance.

Me citaba los sábados por la mañana, a esa hora él estaba solo, me hacía algún apaño en la boca y luego le daba por fotografíarme el coño, decía que le gustaba mi coño, le parecía bonito, lo tocaba, olía y besaba, después de hacer un vídeo con su móvil.

Era un hombre un poco diferente, no podría decir que era morboso, no lo era, solo se movía por sus impulsos y ganas de hacer las cosas en lo sexual.

Después de acabar su sesión de Foto-coño y vídeos, se despedía de mí y yo me iba encantada, no nos besamos nunca, le dije que yo el tema de besar es algo que no puedo besar con lengua por besar si no siento nada, que para mí un beso es algo muy íntimo y lo entendió.

A la semana siguiente me citó en la consulta cuando él iba a volver a estar solo.

Me tomó las medidas para mandar a pedir las piezas y me puso el implante de La Corona, no sentí dolor, después en la muela izquierda empecé a sentir un rato un dolor tan fuerte que quería pegarme un topazo contra la pared, le dije que me dolía y me dijo que eso se iba bebiendo cerveza, creo que me estaba invitando a tomar unas cañas por los bares y acepté.

Me habló de cómo era su vida, su infancia, un padre maltratador, los estudios que él quiso hacer y el porqué y que se iba a África a hacer conferencias, me gustó oír eso. Me habló del libro “El Quijote” y yo del libro de Risto Mejide “X” y me puse a leer El Quijote todos los días, me gustaba porque aprendía y porque habla el libro como la gente de Asturias, yo soy una enamorada de Asturias porque fue la tierra donde empecé como independiente.

Cada vez que hablaba con este dentista aprendía cosas nuevas y yo pensaba, este hombre, soltero… por qué? Luego entendí que tiene más mujeres que un árabe y pasé de complicarme la vida, conocí a dos de sus ex mujeres trabajando para él en la misma consulta, era la caña, había muy buen ambiente de trabajo allí y se llevaban todos muy bien, conocí a su hija pequeña, una niña muy inteligente también e igual de peculiar que su padre.

Un día en la consulta, no había nadie y al acabar de arreglarme unas cosillas en la boca, me llevó a una habitación donde había esa máquina que tienen todos los dentistas cuando vas a ponerte los hierros en los dientes, me acostó ahí y se bajó la bragueta y empecé a chuparle la polla, al principio parecía pequeña pero después no me cabía mucho en la boca, así estuve como pude haciéndole una mamada, en una postura un poco rara mientras él me tocaba por encima de la ropa.

Cambiamos, se puso un condón y empezó a follarme despacio, tenía una polla bastante grande y gorda, no cambiábamos ninguna postura, me tocaba un poco por aquí y por allí y después acababa de forma muy rápida, se limpiaba, me limpiaba, un poco de enjuague bucal que me daba y después actuábamos como si no hubiera pasado nada.

La cosa iba despacio, no se… después empezó a soltarse.

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s