Hace días… Y un pasado.

Estos días estuve frente a un salón de estos de Tatuajes, estuve apunto se ponerme otros dos pendientes más y un par de tatuajes, uno por lo mío perdido y otro por lo mío superado, pero me eché atrás… Aún no lo tengo superado, es más, me causa ansiedad su recuerdo.

Creo que el Lunes iré a la tienda a comprar jabón de Ruda, anti-cabrones. No es que crea en esas cosas, pero le tenía olvidado y de golpe vuelvo a tener pesadillas y a pesar en ese tío, tengo claro, pero clarisimo que no volvería ni zumbada, que no lo estoy, pero ni con esas.

Para lo único que me sirve estar así, es para escribir, me salen mejor las cosas en el blog y libro, por esa parte el libro va a gustar bastante, lo estoy escribiendo en la misma línea que el blog y la verdad que estoy muy contenta, tengo ganas de acabarlo, cuando lo acabe y lo edite, voy a mandarle un ejemplar para ver si aprende algo leyéndome y entiende algo leyéndome.

Somos de dos mundos distintos, con vicios distintos y misma ambición, a diferencia que aún le queda mucho por aprender sobre mujeres, mi primo de cinco años sabe más de mujeres que este chico de treinta y cuatro años.

Os juro que en mi cabeza pienso muchas veces que me hubiera gustado que las cosas hubieran salido de otra forma, yo le quería, ya no. Él nunca me quiso, ni siquiera sabe querer a nadie, le falta inteligencia emocional. Hasta que no leí toda la información este tiempo de cómo es un adicto y ver testimonios y demás, no supe una cosa, que su novia real y la primera en todo, son sus vicios.

Una pena, yo odio la coca, el juego, la mentira, el maltrato, los narcisistas, el alcohol y no odio las putis, que es uno de otros vicios suyos, le gusta ir a una casa y que las tías lo halaguen, le digan lo guapo que es y todas esas polladas para engordar su ego, cuando me conoció me decía “a qué soy guapo? A qué nunca has tenido un cliente que no te hace nada, como yo?” pobre… Debe de ser duro, luchar contra todo eso sin éxito. No se que es tener vicios de ese tipo, la primera vez que probé la coca, tuve que decirle a mi madre que me ayudase, yo sentía que aquello me había gustado y el cuerpo me pedía más y yo no iba a ser tan gilipollas de caer en ese vicio.

La segunda vez que probé algo más vi que también me había gustado, gané una pasta, no mucha, le pedí ayuda a mi madre y esta me echó tal bronca, que subió a Madrid, me dio dos hostias que cada vez que las recuerdo me duele la cara y mi padre me dijo que le había decepcionado, eso me dejó tan rota, que jamás volví a experimentar nada más en mi vida. Gracias a eso no me volví una sinvergüenza.

Me enganché a los libros, a escribir a conocer cosas muy interesantes en YouTube y la verdad que me hace la hostia de feliz los vicios sanos.

Soy adicta a una cosa, al chocolate, enganchadisima JAJAJA… Pero como mi dentista me sale gratis, aprovecho jaja…

Ojalá, esa gente que sufre adicciones se curen y se den cuenta del daño que hacen, a sus familiares mismos y a sus parejas, su vida debe ser como la de los sumisos, estar esclavizados a un vicio que los va consumiendo tanto físicamente, como moralmente. Me da mucha pena.

Amé un hombre que pensé que podía cambiar eso, pero estaba muy ciega. Sin ver que este tipo de personas buscan emociones cada vez más fuertes para sentirse vivos por dentro.

Os amo gente!! ❤️💋

 

 

5 pensamientos en “Hace días… Y un pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .