Aparezco otra vez!

mujer-libro

 

Ha pasado un tiempo desde que cerré el blog y he estado en mi reflexión.
Mi vida ha sido una montaña rusa de emociones día tras otro y me di cuenta de que tuve un deslumbramiento que me hizo ver cosas, que al principio no vi, mi vida personal no espero nada, mi vida con la familia me hace querer huir a toda hostia de las creencias de mi padre que cada día se me atraviesa un poco más su fanatismo extremo. Mis amistades, las mismas de siempre, soy una mujer que tiende a conservar las amistades de siempre, mi vida es siempre de aburrida y sola, la soledad es fría y te hace aislarte de todo, por lo menos a mí me pasa.

Ahora estoy en ese punto que no quiero volver a esa vida de antes, me mata la idea de pensar que tal vez dentro de un mes tenga que volver a ejercer mi antiguo trabajo.

Metas, hasta ahora, después de salirme de este trabajo y operarme, no conseguí ninguna, se fue mi fe en todo y hasta en mí misma, os lo juro.

Estos meses próximos los veo negros, se me han quitado las ganas de todo, estoy cansada de todo, aburrida de la vida… lo siento, tengo también mis días de bajón. Tengo ganas de que toda esta situación pase y no sentirme como mis pájaros de mi cochera, en una jaula, así me siento.

El único escape que tenía de mi realidad era escribir, escribía un libro… me estaba saliendo de Puta madre o eso creía, pero no pudo ser, tenía mucha ilusión, ya no.

Bueno, no quiero contaros desgracias de mi vida y bajones. Quiero estar bien, tal vez me desahogue algún día y os cuente algo más de mí.
Hace unos días una escort de La Coruña me llamó por teléfono para decirme que se estaba rulando un comentario sobre mí, de que voy a volver pronto a la vida alegre, desmentí ese bulo, no estoy ejerciendo y ojalá no vuelva, pero nunca puedo saber que me depara el futuro.

Una vez creí encontrar mi media naranja y ese fue el fallo, buscar una media naranja y no una naranja entera y conformarme con las migajas de tiempo y amor que me daban, pensé que era amor, llamé amor verdadero a un amor que quería vivir sus condiciones sin importarle la opinión mía porque a todo generaba una discusión y a todo se lo tomaba como un ataque hacia él y mi corazón hizo su maleta de emociones, se fue con su mejor vestido, pero aprendiendo algo que a día de hoy recuerdo y este ha sido un mes duro para mí, bastante duro porque el recuerdo me remató y el tiempo y no pude dejar de pensar en mi hijo, el que perdí.

Hoy tuve la sensación esa de llamar por teléfono y decirle a alguien lo mucho que le necesito, pero no lo hice porque no quiero complicarme la vida.

Me siento vacía y poco más…

Un abrazo a todos y todas…😘

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .