Ser y estar.

En casa…

He pasado las dos semanas más chulas de mi vida por el sur. Muchas risas, muchas mariscadas y muchos momentos de tiendas con mi mejor amiga, madre mía! Que bien me lo pasé!

Echaba de menos estar fuera de casa y echaba de menos mi vida de antes, que con miedo la miraba desde fuera, pero porque creía estar enamorada de alguien que no vale la pena, no quiero hablar de esa persona, que ya ni me importa su existencia, de ninguna manera.

Estoy en ese punto de estar muy en paz con todo y no cambio mi tranquilidad por nada en el mundo. Ahora me gusta otro tipo de hombres, si el último tenía 50 años, lo prefiero dos años menos que yo o dos años más que yo, pero no tan mayor. Que lea, que tenga conversaciones interesantes y que no le conozca como escort, prefiero conocer un hombre al volver cualquier esquina de la calle donde sea.

Ahora he aprendido a no ir corriendo, sino a que se lo curren. He aprendido a no creerme nada del primero que me pinta Margaritas… y he aprendido que la vida es muy corta para vivirla sufriendo.

Hace poco busqué la amistad de ese señor de Oviedo, olvidando yo, todo lo malo que me dijo e hizo, olvidando hasta todas las mentiras e ilusiones que me creó, busqué esa amistad porque gracias a él cumplí mi sueño de operarme, me ayudó económicamente y en eso, agradecida estoy y no me pidió nada a cambio, es más, ni hubo sexo entre nosotros, una vez solo, intentamos algo y bebimos tanto Moet que nada, y al día siguiente ya tuve que irme de Oviedo a casa, así que… lo que más asco me ha dado de toda la historia fue ver la mentira y aún que me la negase en mi cara. Pero no le guardo ni rencor ni hostias, pasó simplemente de sus locuras anormales.

Ahora no busco su amistad, tengo amigos y amigas más que de sobra que jamás me han fallado, me aparté de la gente tóxica y seleccioné y me quedé con la buena gente y tengo una paz de la hostia desde entonces en mi vida.

Alguna vez que otra hablo con algún ex novio, pero vamos, con las ideas claras de no caer otra vez con esa piedra. A mí las segundas partes cero! Quien te hace daño, te lo volverá hacer.

He perdido tantas cosas a mi paso y en el camino, que ya cuando hay algo que se pierde, poco me importa, si es material, lo vuelvo a comprar y si es una persona, le deseo lo mejor y me quedo con ese aprendizaje de vida.

En fin… me he hecho a estar sola también y soy muy feliz así. No necesito a nadie para sentirme especial, yo soy especial, no necesito que me digan que soy guapa, ya me lo digo yo cuando me miro en el espejo. No necesito que me quieran, ya me quiero yo. Me he enamoro de muchas cosas pasadas en mi vida, pero no supe que lo importante era enamorarme de mí misma y quererme más cada día.

He aprendido a valorarme y sobre todo a respetarme, a perdonarme y a conocerme más a mí misma. El confinamiento me hizo cambiar mucho, conocí gente en un seminario y llevé a la práctica muchas cosas que aprendí y cambié muchas cosas de mí y más las que estoy cambiando.

Pues nada, voy a comer con la familia y me voy a organizar que quiero subir esta semana al norte, si pudiera ser. Vine a por la ropa de invierno y poco más.

Un besito grande! 😘❤️

2 pensamientos en “Ser y estar.

  1. Fendo 27 dice:

    Pues ropa de invierno te va a hacer falta poca, menudo bochorno que hace 🙄

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .