Verte.


En un bar cualquiera…

El camarero me resulta atractivo, guapo, joven, cuerpo que no me importaría follarme. Ojos claros y una barbita que le queda genial.
No es la primera vez que vengo aquí, la primera vez mi mejor amiga debatía con este mismo camarero sobre los grados de la cerveza Alhambra, hasta hicieron una apuesta, ella no tenía la razón, pero consiguió sacarle de quicio y vi su carácter y se me mojaron las bragas.

La segunda vez fui con mi madre y hermana a tomar un café.

La Tercera vez un cliente, en una salida, me invito a una copa en este bar…

La cuarta.. vine sola. Después de probarme creo que cinco, seis, siete… y ocho modelitos de ropa, me fui con lo más simple pero sexy y he entrado a este bar y si no se me han acercado tres camareros, los que hay, para solo pedir una ensalada de espinacas con langostinos y un agua con gas, diría que… me he sentido aún más atractiva de lo que ya me sentía antes de salir de casa.

Me gusta gustar y me gusta como me mira ese camarero que os juro que me lo follaria, me ponen hasta sus tatuajes y esa pinta de cabroncete. Le pillo mirándome sí, yo hago como que escribo algo en mi blog y pongo cara de concentración, mirando para el techo de la pared de enfrente.

No quiero mirarte, no quiero que pienses que pienso que te follaría. Quiero que pienses que estoy aquí por tomar algo y no porque he querido verte.

La verdad es que está en la barra y no sé si acercarme y decirle; “hola, te vienes a mi apartamento luego a follar con todos los verbos del “verbo follar”? Bueno, mejor le sonrío y le pido la cuenta. Joder, me pone, solo para media hora que me duraría el polvo hasta correrme y luego me apetecería que se vaya. No estoy para una puta historia de amor otra vez.

Se me ha acercado y me ha preguntado si quiero algo de postre, sí, a ti. Sí, tú, sí tú polla, sí… follamos? Me digo para mis adentros mientras pongo voz de niña, sonrisa de tontita y le digo “es que estoy a dieta cielo”, me ha mirado de arriba a bajo y me ha dicho: “yo te veo muy bien”, pues si tú me ves así y yo a ti te veo en mi mente desnudo y clavándomela sin parar… haz que rompa todos mis miedos fuera de mi vida alegre y no me sienta como si estuviera poniéndole los cuernos a alguien, si estoy soltera vocacional.

Me siento joder, como que quiero traspasar esa barrera y no me atrevo. Una cosa es mi trabajo y otra cosa es mi “yo” personal, lejos de ser Luna Valenciana. No sé explicarlo, pero igual seré en la vida mortal tímida o igual, siento que aún le pertenezco a esa persona que ni espero. No os ha pasado alguna vez algo así con alguna tía o algún tío? Que aún es reciente de dejar aquella relación, en mi caso era la persona más tóxica que conocí en mi puta vida, pero… le guardo una especie de luto. Creo que no me siento preparada para vivir una aventura loca.

Un beso gente!!💋

5 pensamientos en “Verte.

  1. Kate Daft dice:

    Qué vulgar, beber agua con gas. Luego te tirarás pedos con los clientes.

    Me gusta

  2. Rentería dice:

    Más simple que el pitorro de un botijo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .